Mis muertes





Hablar de Jaime Fernández Molano es recordar los primeros talleres literarios, su presencia de novel escritor, su crítica mordaz pero también  su abrazo fraterno de amigo sincero; que dice las cosas sin adornos y siempre tratando de dar lo mejor de sí.

Gonzalo Arango escribe unos versos que me parecen una fotografía literaria de Jaime Fernández: “Inteligente como un tratado de magia negra, ruidoso como una carambola a las dos de la mañana”. Ese es él. Alquimista, alfarero que hace extrañas mezclas de ternura y terror en todo lo que hace. Un rebelde que escribe textos intimistas, confidenciales, donde habita un ángel tierno que lo destruye todo. Un pájaro de ojos abstractos que picotean el pubis o “la carne abierta e inmaculada de ese pecado púber que llevo hasta la conversión de pequeñas hetairas”.

De Charles Baudelaire aprende a ser blasfemo como única esperanza del desamparo. Con él ennoblece la furia y la apacigua casi hasta el llanto. De Poe aprende el manual para ser expulsado de un colegio en tres minutos. Poe fue expulsado del West-Point, Jaime lo imita y sale expulsado de varios colegios de Villavicencio y otros pueblos vecinos; pero aprende de Poe lo más valioso “el lirismo etéreo encarnado en esa mágica música del lenguaje”.

Y vienen más: Rimbaud, Kafka, Nietzche, Kavafis, Borges, quienes señalan la culpa heredada de los dioses, su desesperación, su delirio, sus sombrías ideas de la muerte. Porque Jaime prefiere “la muerte al olvido”. Que lo odien, murmuren de él hasta el cansancio, pero que no lo olviden.
Erro que cometemos con frecuencia, como si quisiéramos que Jaime Fernández Molano siguiera los efluvios de una espiritualidad atormentada.

Vicente Casadiego León

0 comentarios:

Dí lo que piensas...