Gotas de tinta 2015




El precio de construir un sueño

La experiencia de haber vivido toda la vida de lo mismo, es decir, de soñar y de construir sueños, me permite hoy reflexionar sobre este que es inmenso, y que se resume en dos nombres: Gotas de tinta y Trazos de vida.

Cómo vemos, el asunto va por buen camino, pero esperamos que no se trunque, como ocurrió hace ya algunos años.

Lo primero que hay que hacer para construir un sueño es tenerlo aquí: en el corazón y en la cabeza. Y así fue.

Hace ya 17 años, en la mente y en el corazón de Claudia Rujeles Flórez, entonces primera dama del Departamento, anidó la idea, que le transmitió a nuestro entrañable creador de títeres y de historias, José Manuel Giraldo Mantilla. Y ahí entra el suscrito al cuento, para conformar un pequeño equipo que sentó las bases de lo que sería el Primer Concurso Departamental de Cuento Gotas de tinta. Y claro, todo con la complicidad del Gobernador de entonces –¡qué coincidencia!– el ingeniero Alan Jara Urzola.

Creo que la tarea se ha cumplido, y con creces.   

Los concursos dejan en la mente y en el corazón de los participantes una puerta abierta para continuar expresándose de una manera alternativa, con base en su imaginación y sus creaciones.   

Con estos trazos, colores, historias, formas, narraciones y esperanzas, estos pequeños y jóvenes talentos siguen alimentando la ilusión de mejores días. Se cumple hoy –repito– un ciclo vital con estos concursos.

Entre todos lo hemos construido. Se han fortalecido las alas y el sueño. Queda el compromiso moral de continuar el vuelo.
Muchas gracias.

Jaime Fernández Molano
Villavicencio, octubre de 2015

0 comentarios:

Dí lo que piensas...