El Meta los llanos son vida





Presentación

Este libro es un acierto. Un acierto que resultó de la conjunción de muchas voluntades: en primer término, los organizadores del Primer Concurso de Fotografía El Meta: los llanos son vida, los artistas, las comunidades, que bajo una sola consigna buscaron presentar un trabajo serio, diferente, con la magia de esta tierra y con el poder de embrujar a todo el que la contemple.

A partir de este insumo, se pensó en la idea de un libro, y para ello se sumó el talento de una veintena de fotógrafos que han capturado momentos, espacios y tiempos irrepetibles que congelaron en este compendio de imágenes que hoy presentamos.

Quien abra estas páginas encontrará una imagen distinta del llano. Los fotógrafos lograron captar la inmensidad y la singularidad; lo grande y lo pequeño; lo simple y lo complejo; la quietud y el movimiento; la médula y la piel de llanura colombiana. Pero no se conformaron con plasmar el instante como un reflejo fiel de la realidad, lograron penetrar el misterio que rodea a la naturaleza: la tranquilidad de las fieras; los gestos del paisaje; la actitud reflexiva de los animales; la expresión comprensiva de sus habitantes.

En el libro se encuentran los habitantes de la llanura: aves, mamíferos, fieras, animales domésticos y los seres humanos que le dan el contenido antropológico para comprender las relaciones entre estos y los demás seres.

Se percibe en el libro que los participantes tienen una visión estética para buscar el momento preciso en que los seres manifiestan una característica: una posición, un gesto, una actitud, que revele la complejidad que los habita.

Los fotógrafos se esforzaron y pusieron, en cada foto, además del conocimiento en el oficio, su visión estética para captar lo esencial en cada toma. Se puede inferir, después de mirar las fotografías, que se toman en serio el trabajo, con actitudes de artistas sabedores de que si una foto no muestra algo más de lo que presenta el objeto de la toma, si no ausculta el alma de los seres, si no agudiza la mirada hasta llegar al origen, es vana, solo un fragmento mudo de tiempo congelado.

No podía ser de otra manera: están presentes, además de los ganadores y finalistas del concurso, artistas reconocidos como Constantino Castiblanco, Andrés Hurtado o Julio Alberto Duarte. Pero todos están al mejor nivel. Son trabajos limpios, de profesionales. El sentimiento llanero se transforma, se ensancha, cuando comprende que la realidad es distinta a los esquemas mentales que hemos construido para apropiárnosla.

Significa, finalmente, un aporte valioso para la promoción del turismo, pues no es suficiente con declarar destino turístico a una región, si no hay documentos que motiven y animen a los potenciales visitantes.

Pocos serán quienes vean el libro y no sientan deseos de conocer el Meta, donde los llanos son vida.

Alan Jara Urzola
Gobernador del Meta

0 comentarios:

Dí lo que piensas...