El cocodrilo viajero y la batalla contra Cromox



De largo aliento

Hace apenas un año saludamos la aparición del primer libro de un niño villavicense de escasos nueve años -que narra historias desde los cinco- titulado Mi mundo de aventuras y otras historias.
También dijimos que tenía en su haber otros textos, dentro de los cuales se encontraba El cocodrilo viajero, que venía tejiendo hacía varios años.
Pues bien, la historia con este pequeño narrador, llamado Juan David Botero Ospina, ya no es nueva. Y lo mejor: parece que no se detiene.
Después del lanzamiento de Mi mundo de aventuras y otras historias, Juan David ha continuado su labor, no solo de leer (en especial literatura y ciencias naturales) y de contar, sino de pulir sus textos, que es, sin lugar a dudas, la tarea más difícil. Y sí que lo ha logrado, gracias a su temple y ese perfeccionismo que lo acompañan (y que a veces lo llevan hasta el límite).
Todos los días quiere cambiar algo de la historia ya escrita, mejorarla, ampliarla, hacerla más divertida, incluirle otra aventura, en fin, una obsesión que bordea el desespero.

Producto de este trabajo, un año exacto después de la aparición de su primer libro, se publica El cocodrilo viajero y la batalla contra Cromox. Un texto donde confluyen las máximas obsesiones de su autor: animales, viajes, aventuras y grandes batallas.

0 comentarios:

Dí lo que piensas...