Edición secreta




Breves y sugerentes, con fuerza, estos poemas: la memoria que es también olvido, los anhelos y su dosis de vacío, el amor y el deseo, los días a veces esquivos y a veces felices. Páginas que nos dicen cómo una flor, cómo los sueños se resisten a la violencia, o cómo se mezclan con ella para hacerla tolerable. La voz de la fiesta y de la pesadilla, donde el poeta nos da razón de la dicha y la tiniebla.

Gustavo Adolfo Garcés
===

Me gustan la coherencia de los contenidos y los ritmos. La brevedad de los textos defiende una intensidad que se mantiene en casi todas sus páginas. Se complementan la unidad y la variedad. Es sobrio y fluye de principio a fin. (…) Festejo la frugalidad de este libro.

Alberto Rodríguez Tosca
===

Sorprende la voz reposada de estos textos; no denuncian, no lamentan, no se quejan. Se asoman, con prudencia, casi con osada timidez, para recordarnos la injusticia, los atropellos que marcan los días de quienes detentan el poder. El poeta, sabio pendejo, presencia y padece, indefenso, los hechos, pero no se cura de la ironía para desenmascarar, casi con sarcasmo, la condición de los poderosos:

“Con la misma habilidad
conque manejan sus puñales
toman la pluma
y firman sus decretos.”

Sería un olvido injusto, no decir que también se escucha la voz fraterna de quien sabe y siente que entre los suyos encuentra reposo, momentos de paz, algo parecido a la felicidad. Entonces el poeta, o alguno de los que suplanta, fluye, navega en ríos íntimos, familiares, se abandona a la corriente de la ternura y el amor para escribir. (…)
Las mujeres, sus mujeres, como gusta decir, habitan su poesía, porque si una no bastaba para mantenerlo vivo, la vida le regaló una legión: las de la dedicatoria, aparte de otras que no aparecen pero asisten, con asombro, al festín, esta vez sí, del poeta.

Henry Benjumea Yepes

0 comentarios:

Dí lo que piensas...