Amanecer del tiempo




Persistencia y disciplina, son dos palabras que definen la clave del trabajo literario del autor de este volumen, Eduardo Espinel Riveros; basadas, por supuesto, en el talento que descubrió y pulió desde la práctica misma, impulsado inicialmente por las sesiones del taller de escritores, pero que siempre llevó consigo y luego le desbordó todos sus cálculos. De repente había centenares de textos escritos, que siguió puliendo hasta lograr convertir medio centenar de ellos en el libro Amanecer del tiempo, que hoy publica –en su colección Otras Voces– Entreletras. Una propuesta poética desde lo simple y lo cotidiano, que habita y respira y transpira en el microcosmos que le acompaña desde siempre: el entorno natural de su hábitat.
Veamos dos fragmentos de lo que el lector de este libro encontrará en sus páginas: (de ‘Tempestad’) (…) Sigo solo / en la hamaca / con un libro // Afuera / el diablo suelto / entre relámpagos.
(De ‘Músico’) (…) estéril de arpegios y de voces / envidioso de cuatristas / arpistas / maraqueros. // Sin solución a estas alturas / me resigno / a ser espectador de aplausos / y ver cómo salen / tantos cielos / de otras manos.

0 comentarios:

Dí lo que piensas...